RECETA DE TABOULE DE VERANO CON ESPELTA | Las María Cocinillas

Leave a Comment




Los que me seguís desde hace tiempo sabéis que me encanta versionar los platos o recetas más tradicionales. Bien acercándolas a mis gustos o haciendo que de vez en cuando cobren un sabor o vida especial. Hoy he versionado el clásico tabulé libanés, sustituyendo el cous cous por granos de espelta ecológica. Me encanta la espoleta porque al hincharse en boca tiene una textura super agradable y un ligero sabor a almendras. Combinada con los vegetales en crudo y servida bien fría es una ensalada perfecta para el buen tiempo. Fácil de comer y de transportar en tupir o tarro a cualquier parte, ya sea playa, piscina o al trabajo.

A demás, os propongo que si no encontráis o no os gusta la espelta pero algún día os quedáis sin bous bous en casa, o simplemente os apetece probar, lo cambies por semillas de cáñamo, bulgur,  trigo, trigo sarraceno, quinoa, arroz...cualquier otro cereal! Así versionaréis la ensalada, aportando un toque diferente y haciendo que cada vez sea mas original. Incluso podéis introducir alguna verdura en crudo mas o cambiarla por otras.


INGREDIENTES (4 personas)

180g espelta
1 pepino gigante o dos medianos
1 pimiento rojo mediano
1 pimiento verde pequeño italiano
1 cebolla pequeña
80g hojas de cilantro
80g hojas de perejil
aceite de oliva virgen extra (una cucharada por persona)
sal
limón

Poner la espelta a cocer en agua al fuego el tiempo indicado por fabricante. Yo suelo dejarla al dente, sobre los 12 minutos, y se suele cocer en el doble de agua. Una vez cocida, escurrir muy bien y reservar.

Mientras cocemos la espelta cortamos en brunoise todas las verduras. Pimiento verde, rojo y pepino, en cuadradillos muy pequeños y finos. Intentaremos que todos tengan el mismo tamaño, mas o menos como los granos de espelta. Picamos también las hojas de perejil y cilantro. Mezclamos todas las verduras con la espelta en un cuenco, fuente o tupper. Si la vamos a consumir al día siguiente, guardamos tal cual, y aderezamos en el momento de servir. De esta forma nos aguantará en perfecto estado sin problemas. Siempre aderezaremos en el momento que la servimos en el plato y la comemos, a mi me gusta simplemente con un poco de aceite de oliva, un chorrito de limón y sal al gusto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras! :D