UN RECUERDO, UNA ENSALADA DE PASTA Y UN MARIDAJE| Las María Cocinillas

1 comment





Si hay dos cosas que apetecen en verano son la comida y la bebida que nos ayuden a soportar mejor las temperaturas que hacen. En casa las ensaladas son la opción que más nos gusta. De verduras, legumbres, arroz, pasta...cualquier opción es buena, siempre bien combinada, intento que sean ideas originales y que estén ricas.

Hoy os propongo una ensalada de pasta fácil y muy resultona que guardaremos en el frigorífico hasta la hora de servir. Por tanto, encima nos ayudará a que podamos disfrutar el resto de la mañana en la piscina o la playa. Muchos de vosotros me preguntáis por el maridaje de algunos platos, y hoy os voy a recomendar uno para éste y así tener en cuenta la otra opción, la de la bebida, con una buena Selecta de San Miguel bien bien fría. Los sabores de la ensalada nos recuerdan un poco a Italia, la albahaca fresca, los cherrys... A veces me gusta añadirle un poco de pesto, sabores mediterráneos y veraniegos, que nos hacen disfrutar y viajar junto con un buen trago de esta cerveza con recuerdos centroeuropeos. Selecta de San Miguel tiene mucha personalidad, sabor a malta tostado, con un toque amargo pero muy aromático y es muy refrescante.


Además, de esta cerveza destaca su carácter explorador y viajero, ya que tardaron más de 100 años en conseguir los ingredientes perfectos que la componen, con la mezcla de tres tipos diferentes de lúpulo y maltas. Realmente al probarla me ha recordado a esos viajes que hice hace varios años a Nápoles para visitar a mi hermana, que estuvo un año viviendo allí de Erasmus. Las pizzas margaritas, la maravillosa pasta fresca, sus calles estrechas y viejas, con solera. Su gente amable y especial, parajes preciosos y perdidos y esas ganas de conocer y descubrir lugares nuevos que me encantan.

Creo que es un maridaje perfecto y espero que disfrutes con él tanto como yo.



INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________

  • 80gr de pasta por persona
  • 100gr Tomates cherry
  • hojas de albahaca al gusto
  • 100gr judías verdes
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta al gusto





Empezaremos poniendo agua a hervir para cocinar la pasta. Normalmente cada fabricante tiene unos minutos de cocción, por eso debes seguir los pasos de la marca que uses, pero para mi gusto, siempre prefiero dejarlos al dente. Escurrimos la pasta si es para el momento y la enjuagamos también con agua, si la vamos a guardar en la nevera hasta medio día.  En una sartén doramos unos minutos las judías verdes, que cortaremos en varios trozos y a la que habremos retirado el rabo. Cortamos las hojas de albahaca, o las dejamos enteras, a nuestro gusto, al igual que los tomates.

Mezclamos bien todos los ingredientes, junto con el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Guardamos en un tupper o bien envuelta con papel film y dejamos en nevera hasta la hora de servir. El maridaje que os propongo para ésta ensalada de pasta es una cerveza San Miguel Selecta bien fría, como os conté al principio de la entrada. Después de escribirla, lo que me han dado es unas ganas enormes de volver a Italia!!!

1 comentario:

  1. Adoro saladas com massa e esta tem tudo para me agradar, além de que ficou bem linda.

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras! :D