INGREDIENTES

arroz
patata
brocoli
jamón cocido
chucrut
brotes de alfalfa
pipas de calabaza
semillas de sesamo




Otra receta de tarta para este verano, la de limón tipo cheesecake, sin horno. Una receta super veraniega y muy refrescante con los limones. La receta original es de Las recetas de mj 


INGREDIENTES

base.
200g galletas maria
120g mantequilla deshecha

Relleno
250g queso mascarpone
200g nata para montar o crema para batir
100ml zumo de limón
100g azúcar
3 hojas de gelatina

Cobertura.
100ml zumo de limón
1 hoja de geltaina
50ml agua
50g azúcar
ralladura de limón

Poner las galletas truituradas junto con la mantequilla en el fondo del molde y hacer la base de la tarta. Guardar en nevera.

Para el relleno, poner las hojas de gelatina en agua fria a hidratar y mientras calentar un minuto el zumo de limón en el microondas. Cuando las gelatinas estén hidratadas añadir sobre el zumo de limon, y mezclar para que se deshaga. Dejar templar. 

Mientras semimontar la nata. Yo tengo las varillas, el bol y la nata en el congeldaro media hora antes para que tome frio y sea más fácil montarla. Con ayuda de unas varullas electricas o un robot, empezamos a montar la nata. Cuando va cogiendo cuerpo, ya no es líquida incorporamos el azúcar y batimos un par de minutos mas. En este tiempo el azúcar se integra con la nata y ésta queda semimontada. Reservar.

Con las mismas varillas batir un poco el queso mascarpone para que sea mas fácil trabajarlo y añadirle el zumo de limon que ya no estará caliente. Mover con ayuda de una espátula hasta que quede una mezcla homogénea. Por ultimo, añadir la mitad de la nata y con movimientos rapidos integrar. Incorporar la otra mita, y ahora lento, con movimientos envolventes mezclar hasta conseguir la masa final de nuestro relleno. Verter sobre el molde y dejar enfriar 6 horas mínimo. 

Juntar zumo de limon, agua y azúcar y calentar 60 segundos en el microondas a maxima potencia. Añadir la hoja de geltania que habremos tenido un minuto en agua fria. Mezclar con la cuchara hasta que se desintegre y añadir sobre la tarta que ya tendremos fria. Dejar en nevera 2 horas más minimo. Quedara lista para desmoldar y servir 







Un clasico que en mi casa elaboramos todo el año, la Vichyssoise o Crema de Puerros, sirviendola caliente o bien fria, como entrante o para una cena ligera. Hoy hago esta versión acompañada de un toppin bastante contundente para una comida más que una cena si se lo ponéis. 

INGREDIENTES

5 Puerros 
3 Patata medianas 
Aceite, sal y pimienta al gusto
100ml Nata
 agua hasta cubrir verdura

Topinng. Garbanzos y curry en polvo. tambien podeis ponerle mas especias como zaatar, comino, pimenton, curcuma...al gusto


 Ponnemos los puerros, bien lavados y cortados en trozos de 2-3cm en una olla, solo usaremos la parte blanca del puerro. añadiremos también las patatas peladas y cortadas en dos o tres trozos pequeños cada una, para que se cuezan antes. Dejamos sofreír con un poco de aceite de oliva a fuego medio bajo, para que se vayan mochando y el puerro pierda toda su fuerza. No debemos dejar que el puerro dore, si no que se cocine, que se cueza. Estaremos unos 10 minutos.

 Cuando vemos que esta en ese punto y pasados los 10 minutos, añadimos agua hasta que cubran las verduras y dejaremos cocinar 5 minutos más. Apartamos del fuego y trituramos con una batidora de mano, rectificamos de sal y pimienta y guardamos en el frigorífico hasta la hora de servir. 


Si queremos que quede más liquida, podemos añadirle al triturarla un poquito mas de nata, hasta conseguir la textura que debemos. Para hacer el topping es tan sencillo como poner los garbanzos en una sartén dejarlo un par de minutos, añadirle el curry en polvo , y otras especias, y dejar un par de minutos mas a fuego medio, que se saltee bien y coja todo el aroma. Y servir la crema con ellos. Fría o caliente quedara deliciosa.





A veces hago recetas de aprovechamiento para terminar aquellas verduras que quedan sueltas en mi nevera al terminar la semana, y muchas veces, salen recetas tan ricas como esta que os enseño hoy, una falsa boloñesa o boloñesa vagan de calabaza y tofu. Podéis usar tomate, como en la receta tradicional, claro que si, pero yo, de esta forma os quiero dar una idea para que si alguna vez no tenéis tomate, o teniéndolos hay alguna verdura que se os esté poniendo pocha, le podáis dar un uso diferente al habitual. 

INGREDIENTES 4 personas 

400g calabaza 
300g calabacín 
250g tofu 
200ml agua 
especias al gusto: pimienta, sal, orégano, hierbas frescas, ajo en polvo... 

Servir. Hojas de albahaca, ralladura de limón y levadura nutricional (opción no vagan, queso rallado parmesano)



 Rehogar el tofu desmenuzado en una sartén con aove. Cuando esté doradito después de varios minutos apartar. En la misma sartén, añadimos la calabaza y el calabacín cortados en cubos pequeños, rehogamos dos minutos, incorporamos el agua y tapamos. dejar cocinar 4-5 minutos. Apartar del fuego, poner en el vaso batidor con las especias elegidas y triturar. Incorporar de nuevo a la sartén, junto con el tofu y listo. Podéis usarlo al momento, añadiéndole queso rallado a la hora de servir. O si sobra podéis congelarlo sin problema para otra ocasión.

Para servir la pasta podemos hacerlo fría o darle un golpe de sartén añadiéndole un poco de albahaca, ralladura de limón, y según vuestra opción levadura nutricional o queso parmeano rallado. 


No se cuantas versiones de tarta de manzana tengo en el blog, pero esta nada más verla supe que la tenía que hacer.  Es muy sencilla y queda visualmente preciosa, la receta original es de Eva Arguiñano. 


INGREDIENTES
molde 20cm

4 manzanas
2 huevos
100ml leche
70g Harina 
50g azúcar moreno
30g mantequilla
8g levadura química
ralladura de lima, opcional
sal al gusto

Ponemos en un bol los huevos junto el azúcar y batimos. Añadimos a continuación la mantequilla a temperatura ambiente, cuando esté integrada la leche y por ultimo los ingredientes secos, la harina y el azúcar. Cuando tengamos una masa homogénea la reservamos. 

quitar la piel de las manzanas y el corazón. Partir por la mitad, y cada mitad por la mitad de nuevo. En sentido transversal hacer láminas. Una vez cortadas las cuatro manzanas así, añadir sobre la mezcla guardada. Que queden todos los trozos bien impregnados. Poner un poco de mantequilla y harina en el molde e introducir la mezclar. Hornear de 40 a 60 minutos, en horno precalentado a 180C, calor arriba y abajo, hasta quye quede bien cocido. Dejar enfriar, desmoldar y servir. 





Una de las versiones de tarta de queso que más me gustan son las horneadas. Su textura aterciopelada combinada con mermelada, chocolate o fruta es una auténtica delicia. Hoy elaboramos la versión tradicional, terminada con una mermelada casera de temporada, la de melocotón, que me gusta alternar con la de albaricoque o moras, aunque podéis ponerle la que mas os guste, incluso como os decía antes, fruta fresca o chocolate. 

INGREDIENTES

base. molde 24cm
200g galleta
120g mantequilla temperatura ambiente

Relleno.
600g queso crema 
250ml nata para montar
125g crema agria
10g maizena
140g azúcar
2 huevos
1 cta esencia de vainilla

Decoración. Mermelada melocotón o albaricoque casera. ver receta pinchando aqui.  Otra opción. mermemalada de moras, receta aqui.



Mezclar las galletas trituradas con la mantequilla deshecha y forrar el fondo y las paredes del molde. Reservar.

Poner la nata y el queso en un bol y mezclar hasta que queden bien integrados. Añadir uno a uno los huevos, cuando se haya integrado uno, incorporamos el siguiente. Por último, añadir la maizena, la crema agria y el azúcar. Terminar de integrar, que no queden grumos. Poner en el molde sobre la galleta y hornear 50 minutos o una hora en horno precalentado a 180C, calor arriba y abajo. Cuando este cuajada, dejar enfriar fuera o dentro del horno. Cuando este fría, guardar en nevera al menos 4 horas. Decorar con mermelada y servir. 




Los que me seguís desde hace tiempo sabéis que me encanta versionar los platos o recetas más tradicionales. Bien acercándolas a mis gustos o haciendo que de vez en cuando cobren un sabor o vida especial. Hoy he versionado el clásico tabulé libanés, sustituyendo el cous cous por granos de espelta ecológica. Me encanta la espoleta porque al hincharse en boca tiene una textura super agradable y un ligero sabor a almendras. Combinada con los vegetales en crudo y servida bien fría es una ensalada perfecta para el buen tiempo. Fácil de comer y de transportar en tupir o tarro a cualquier parte, ya sea playa, piscina o al trabajo.

A demás, os propongo que si no encontráis o no os gusta la espelta pero algún día os quedáis sin bous bous en casa, o simplemente os apetece probar, lo cambies por semillas de cáñamo, bulgur,  trigo, trigo sarraceno, quinoa, arroz...cualquier otro cereal! Así versionaréis la ensalada, aportando un toque diferente y haciendo que cada vez sea mas original. Incluso podéis introducir alguna verdura en crudo mas o cambiarla por otras.


INGREDIENTES (4 personas)

180g espelta
1 pepino gigante o dos medianos
1 pimiento rojo mediano
1 pimiento verde pequeño italiano
1 cebolla pequeña
80g hojas de cilantro
80g hojas de perejil
aceite de oliva virgen extra (una cucharada por persona)
sal
limón

Poner la espelta a cocer en agua al fuego el tiempo indicado por fabricante. Yo suelo dejarla al dente, sobre los 12 minutos, y se suele cocer en el doble de agua. Una vez cocida, escurrir muy bien y reservar.

Mientras cocemos la espelta cortamos en brunoise todas las verduras. Pimiento verde, rojo y pepino, en cuadradillos muy pequeños y finos. Intentaremos que todos tengan el mismo tamaño, mas o menos como los granos de espelta. Picamos también las hojas de perejil y cilantro. Mezclamos todas las verduras con la espelta en un cuenco, fuente o tupper. Si la vamos a consumir al día siguiente, guardamos tal cual, y aderezamos en el momento de servir. De esta forma nos aguantará en perfecto estado sin problemas. Siempre aderezaremos en el momento que la servimos en el plato y la comemos, a mi me gusta simplemente con un poco de aceite de oliva, un chorrito de limón y sal al gusto.







♥ INGREDIENTES ♥ molde 20-25cm

Caramelo
100g azúcar
20g agua

Flan.
100g azúcar
4 huevos
420ml leche
80ml café



Receta Lala Kitchen


A veces una receta puede solucionar muchos problemas y creo que es el caso de éste Pan de semillas y trigo sarraceno. En el momento que te detectan una intolerancia, todo se vuelve más difícil, pero es cuestión de paciencia y tiempo encontrar recetas que nos ayuden a superarlo. 

Para las personas celiacas o intolerantes al gluten, es difícil hacer o encontrar un buen pan sin gluten, y creo que ésta receta es perfecta para ellos. Es un pan que no necesita masa madre, ni levadura ni muchos ingredientes, tan simple como lo hacían nuestros antepasados hace años, solo un buen remojo del trigo sarraceno en agua, para que fermente y podamos obtener un pan delicioso, fácil y que nos quitará muy poco tiempo. 

INGREDIENTES

350g trigo sarraceno en grano (Yo uso el del El granero Integral, que lo encuentro fácilmente en mi herbolario) 
10g sal
180ml agua
100g semillas de girasol
60g semillas de calabaza
3g aromáticos. Yo siempre uso Tomillo fresco (si no encontráis podéis usar seco)
Para el molde. Aceite de oliva y harina de arroz

Poner el trigo sarraceno a remojo durante 4 horas en un tarro cerrado (imagen). Una vez que han pasado las 4 horas escurrir los granos de trigo, pero no en exceso, veréis que forma ya un poco de tele, que será perfecto e indicativo de que estamos haciendo bien la receta. Ponemos el trigo, junto con el agua de la receta y la sal en un robot de cocina y trituramos unos segundos. El grano debe quedar medio entero, no pasaros. Volvemos a introducir la mezcla en el bote (limpio) y lo dejamos fermentar.

 Este proceso es el mas largo de la receta, ya que tendremos que dejar fermentar el grano de 12 a 24 horas. Dependiendo del grano y la humedad que tengáis en casa. Después de muchas elaboraciones, me gusta ponerlo en un tarro como el que veis en la imagen de abajo, cerrado herméticamente porque es como mejor queda. Sabréis que la mezcla está lista cuando haya crecido un poco dentro del tarro (de uno a dos cm) y quedará una masa tipo mousse que huele algo mal ( en algunos casos bastante mal). 

Ya sólo tendremos que hornear el pan. Poner en una bandeja de horno las semillas y dejarlas a 220C unos 5 minutos, que se tuesten (este paso también podéis hacerlo en la sartén, pero ya que encendemos el horno para hacer el pan, a mi me gusta mucho mas como quedan horneadas). Triturarlas y añadirlas al bote con nuestro trigo fermentado y las hojas de tomillo fresco. Mezclar hasta que quede todo bien integrado y poner en un molde de 20-25cm, bien impregnado con un poco de aceite de oliva y encima harina de arroz. Hacer un corte longitudinal al pan y meter el pan al horno. bajar a 200C y dejar cocer durante una hora , hora y cuarto. Al meterle el cuchillo, veréis que aún queda un pelón húmedo, pero la cocción ya habrá sido suficiente. Dejar enfriar dentro del molde, y luego sacar a reposar a una rejilla para terminar de enfriar ( si lo sacas del molde recién salido del horno y caliente se os romperá, esperar al menos media hora)

Veréis que huele muy bien, que aguanta perfectamente varios días (4-5) en nevera (yo lo guardo en una bolsa de plástico bien cerrado). Podréis también congelarlo en rebanadas y tostarlo directamente al sacarlo. DE cualquier forma, es uno de los mejores panes sin gluten que he probado.