Hoy os traemos otra receta casera de helado para el verano, un granizado de horchata de chufa. La leche vegetal de chufa nos gusta elaborarla en casa y asi hacer un helado cien por cien casero y natural. Pero podéis emplear leche vegetal ya comprado y elaborarlo de la misma forma en menos de cinco minutos. 

INGREDIENTES

150G Chufa en seco, 12h a remojo
100g miel, azúcar o edulcorante
500ml agua

hielo a cubrir

Para hacer la leche vegetal tendremos que hidratar la chufa durante al menos 12 horas. Escurrir muy bien y mezclar junto con el agua y el endulzante hasta obtener la leche vegetal. Pasar por un trapo de naylon para retirar la pulpa y que quede bien filtrada la leche. Poner de nuevo la leche en la batidora junto con hielo a cubrir y dar unos golpes hasta conseguir la textura de granizado. 




Ya se que en verano hace tanto calor que en la mayoría de las casas nos olvidamos de usar el horno, pero a veces, en casa nos apetece preparar algún asado y disfrutar de este tipo de cocción en carnes, pescados y verduras. Hoy os propongo uno que nos encanta, el de conejo. Una carne sin nada de grasa que sienta genial. Y acompañada de las patatas y las verduras queda un plato completo y muy equilibrado. 


INGREDIENTES (2 personas)

1 conejo troceado
50g calabacín
150g patata
50g bimi o brócoli
5 dientes de ajo
10g jengibre fresco
200ml cerveza
sal y pimienta al gusto
Aceite de oliva virgen extra.

Cortar toda la verdura y el jengibre en laminas del mismo tamaño, para que se horneen por igual. Salpimentarla y ponerla en la bandeja del horno con un poco de aceite de oliva. Encima, colocar los trozos de conejo salpimentado, y agregar la cerveza. Hornear en horno precalentado 200C calor arriba y abajo una hora. 





Un pastel fresquito, aromatico y super apetecible con este calor. 




INGREDIENTES


Base: Masa quebrada

500g harina floja
250g mantequilla
10g sal
30g azúcar
1 huevo
100g leche

Crema de limón.
300g azúcar
5 huevos
2 yemas
115g zumo de limón
35g ralladura de limón
125g mantequilla

Merengue.
280g claras de huevo
500g azúcar



Lo primero que hacemos es la crema de limón o lemon curd. Para ello, ponemos en un bol las yemas y el azucar, mezclamos. Añadimos el zumo de limón, y ponemos al baño maría (sobre una cacerola con unos 2cm de agua). Cuando empiece a espesar añadimos la mantequilla, y seguimos  removiendo hasta que veamos que la mezcla se espese por completo, entonces, retiraremos y reservaremos tapada con papel film hasta que enfrie.

Para elbaorar la masa, mezclamos todos los ingredientes en un bol, formamos una bola, tapamos con papel film y dejamos en el frigorifico, minimo media hora. Precalentamos el horno a 180º C. Forramos un molde con papel vegetal, ponemos encima la masa quebrada que previamente habremos estirado con un rodillo, con peso encima y hacemos hasta que esté dorada. 

Elaboramos un buen merengue, yo suelo hacer el suizo y tenéis la receta pinchando aquí. 

Para terminar, montamos la tarta. Sobre la masa quebrada, ponemos una capa de lemón curd y encima cubrimos con el merengue. Con una capa extendida con una cuchara o con una manga pastelera dandole forma bonita, como hice yo. Para que quede mas bonita, podemos meterla al horno, solo con calor arriba hasta que dore un poco (lo que hice y si me descuido casi se me chamusca!jaja) o dorarla con un soplete (depues de esa experiencia me compre uno!)












INGREDIENTES

280g claras de huevo
500g azúcar

Poner las claras y el azúcar en un cazo al fuego a temperatura baja hasta que se deshaga el azúcar. Dejar templar y añadir al robot de cocina. Mezclar a velocidad baja hasta que quede completamente montado. 






Otro bizcocho perfecto para desayunos y meriendas es éste de yogur y dulce de leche. Suave, esponjoso y lleno de sabor. 








3 huevos
1 yogur griego o natural sin azúcar, 125gr
125g azúcar
125g aceite de oliva
350g harina
10g levadura química, polvo de hornear
80gr dulce de leche

Poner en un cuenco los huevos y el azúcar, batir hasta que doblen su volumen. Añadir el yogur, el dulce de leche y al aceite, mezclar hasta integrar. Incorporar la harina y la levadura previamente tamizadas, y mezclar hasta conseguir una mezcla homogénea y uniforme. Poner en un molde, el mio es de 25cm de largo, y hornear en horno precalentado a 180C, calor arriba y abajo, unos 35-40 minutos, hasta que al pincharlo con un cuchillo este salga limpio. Sacar del molde y dejar enfriar sobre una rejilla. 


Con el buen tiempo sólo apetecen comidas ligeras, fresquitas y llenas de sabor. Nada pesadas, para que nuestras digestiones no cuesten tanto, pero que nos sacien y nos permitan tener una alimentación equilibrada. Para poder cumplir con todo, una de mis opciones preferidas son las ensaladas de pasta. Las podemos hacer de mil ingredientes, según temporada. Mi opción es hacerlas con pasta sin gluten, para darle ese componente más ligero y haciendo que además la receta sea apta para personas intolerantes al gluten, que siempre me estais pidiendo recetas para celiacos. En este caso he usado los tiburones de pastas gallo. ya que para las ensaladas prefiero emplear la pasta corta y la he acompañado de ingredientes de temporada como es el melocotón, la calabaza y un buen pesto de almendras que servirá de aliño y como punto refrescante de la receta. 

INGREDIENTES 
2 personas

100g de tiburones sin gluten gallo por persona. 200g en total
150g calabaza
1 melocotón
100g rúcula fresca
parmesano en lascas

pesto de almendras.
90gr de albahaca
50gr de parmesano rallado
50gr de almendras tostadas
1/4 diente de ajo o uno pequeño
125gr de aceite de oliva
sal y pimienta



Poner los tiburones sin gluten gallo a cocer en agua hirviendo durante el tiempo indicado por el fabricante. En este caso a mi me gusta dejar la pasta al dente y estuvieron 12 minutos. Escurrir muy bien.

Mientras se hace la pasta, poner la calabaza cortada en cubitos a cocer 5 minutos en agua hirviendo. Sacar, quitar el exceso de agua y dejar templar. 

Retirar la piel al melocotón y cortar en gajos. Sofreir varios minutos por cada lado en una plancha o una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Esto hará que quede tostado y coja mucho sabor. Reservar. 

Para elaborar el pesto, ponemos todos los ingredientes en un mortero y a mano vamos picando hasta que se integren y quede una masa/salsa homogénea, podéis ir machacando primero los ingredientes secos y luego poco a poco ir añadiendole el aceite para ligarlo. Si no tenéis mortero, ponéis todos los ingredientes en una batidora y trituráis a máxima velocidad un minuto.Podéis guardar en botes herméticos y conservar en el frigorífico durante varias semanas. 

Montamos la ensalada uniendo todos los ingredientes. Los tiburones, la calabaza, el melocotón y la rúcula. Y servimos en cada plato acompañada de un poco de salsa pesto de almendras y unas lascas de parmesano. 












Ya sabéis que me encantan las cremas de verduras. Las elaboro todo el año, porque podemos consumirlas tanto frías como calientes, y según la temporada es una cena perfecta. Hoy una de las que más hago, ya que la calabaza es una de mis verduras preferidas y mi truco para que todas las cremas de verduras potencien su sabor, que elaborarla en el horno. 

INGREDIENTES

4 personas

800gr de calabaza cortada en cubos

400gr de zanahoria cortada en cubos
150gr de cebolleta picada
200gr de agua mineral
aceite de oliva
sal




Precalentar el horno a 180C.

Poner en la bandeja del horno la calabaza y el boniato previamente lavados y troceados (yo muchas veces les dejo la piel, se que parece raro, pero les aporta un sabor muy bueno, aunque puede ser algo menos digestivo). Rociar con sal, pimienta y aceite de oliva al gusto. Y con las especias hacer igual. Añadir el tomillo y la cúrcuma y hornear durante 50 minutos o una hora. 

Todas las recetas de cremas que tengo en el blog, podéis hacer la verdura horneada, cocida o a vapor, como más os guste. 

Transcurrida la cocción, triturar en robot de cocina, junto con el agua hasta que adquiera textura de crema. Servir como más nos guste, yo le añado pan tostado en cubos, semillas de girasol, calabaza y seamos tostado, trocitos de tofo ahumado y unos brotes de alfalfa. 








Otra receta de tarta fría para disfrutar del buen tiempo es esta de yogur y frutos rojos. En casa los pasteles de zanahoria son nuestros preferidos, por eso hemos decidido hacer una versión fría y así poder disfrutarla en cada estación del año con una elaboración diferente.






INGREDIENTES



120g azúcar
450g yogur natural o griego, que sea muy cremoso
125ml de leche 
500g nata para montar
5 hojas de gelatina

Base.
200g galletas
120g mantequilla pomada

Crumble de Decoración.

Chocolate blanco en virutas

frutos rojos 


Triturart las galletas hasta hacerlas polvo, mezclar con la mantequilla que habremos derretido durante 40 segundos en el microondas y mezclar hasta conseguir una masa uniforme. Poner en el fondo del molde, compactar y guardar en nevera mientras seguimos haciendo el relleno.

Poner a hidratar las hojas de gelatina en agua fría y mientras calentar la leche un minuto en el microondas. Reservar. Pasado el tiempo, escurrir muy bien las gelatinas, incorporar en la leche caliente e interar muy bien, hasta que queden disueltas. Incorporar la mezcla al yogur y cuando este integrado incorporamos el azúcar y seguimos mezclando hasta que quede homogéneo.  Reservar.

Semi montar la nata con unas varillas manuales o electricas e ir incorporando poco a poco la mezcla de zanahoria, con movimientos lentos y envolventes para que la nata no se baje. Sacar el molde de la nevera, incorporar la masa y guardar filmado en nevera hasta que solidifique. Minimo 4 horas, pero a mi me gusta mas de un día para otro.

Antes de servir decorar con el chocolate blanco y los frutos rojos. 




Sandwich helado casero de nata con chocolate y frutos rojos, una opción de helado saludable, fácil y muy rápido de hacer. Todos los ingredientes van en crudo, por tanto no usaremos ni horno ni fuego, y todos los ingredientes son sanos y muy saludables. comer helado no es sinónimo de comer mal y este es un claro ejemplo de ello. La receta esta inspirada en la de ruibarbo de los Green Jitchen Stories. 

INGREDIENTES

 Galleta

200g avellanas
50g copos de avena o harina de avena
25g cacao en polvo, sin azúcares añadidos
5g sal
35g aceite de coco/aceite de oliva
200g dátiles sin hueso

Helado

250g queso crema
250g queso mascarpone
40g miel o edulcorante natural (sirope arroz, agave...)
150g frutos rojos (naturales o congelados)
50g chocolate en trocitos

Empezamos elaborando la galleta, para ello pondremos las avellanas, los copos de avena, el cacao y la sal en la procesadora de alimentos o robot y los trituraremos. Apartamos en un cuenco e introducimos los dátiles y el aceite de coco. Trituramos hasta conseguir una pasta. añadimos los ingredientes que habíamos mezclado al principio y mezclamos ambas cosas juntas. Debe quedar una masa que sea manejable y que pueda juntarse con facilidad. Si vemos que queda algo quebradiza podemos añadirle un poco más de aceite de coco hasta conseguir la textura deseada. Ya que éste será el que actué al congelarse como punto de unión de la masa. Dividimos la masa en dos partes iguales. 

Con papel de hornear hacemos la forma rectangular de nuestro molde y estiramos cada mitad en un papel diferente. Ponemos una de ellas en el molde, y lo guardamos en el congelador 10 minutos. La otra la reservamos en la nevera mientras seguimos elaborando la capa de helado.

Ponemos todos los ingredientes del helado en un bol y mezclamos hasta conseguir una textura uniforme y que todos los componentes estén integrados. Cuando hayan pasado los 10 minutos, sacamos del congelador el molde con la primera capa de galleta, que habrá endurecido y ponemos encima la capa de helado. Con ayuda de una espátula lo nivelamos y volvemos a congelar 10 minutos más. Sacamos, y ponemos encima la ultima capa de galleta que teníamos reservada en la nevera, con ayuda de las manos lo dejamos bien y lo guardamos de nuevo en el congelador. Se recomienda dejarlo mínimo 4 horas, pero a nosotros nos gusta de un día para otro. 

Para hacer los sandwiches solo tendréis que cortarlos de forma similar con ayuda de un cuchillo, pasada la hoja previamente por agua caliente, para que se puedan realizar bien los cortes. Podéis guardarlos de forma invidivual en un tupir  separados con papel de hornear e ir sacándolos al gusto.