Me encanta preparar helado en casa y el último descubrimientos son los helados a base de frutas, como éste Helado de fresa. El sabor que queda a fresa es super intenso debido a la cantidad de fruta que lleva. A demás, el resto de ingredientes que hacen de base del helado, será la base para cualquier helado que queráis elaborar. sólo tendréis que modificar el zumo por el de la fruta que más os guste.



INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________





  • 500gr fresas
  • 3 yemas de huevo
  • 100gr azúcar
  • 240ml nata para montar, crema para batir


Empezamos lavando, cortando y triturando las fresas, como si fuera un batido. Reservamos.  Poner un cazo al fuego con agua y cuando rompa a hervir bajamos al mínimo. Sobre este cazo, poner un cuenco con las tres yemas y el azúcar, y batir enérgicamente durante 5 minutos hasta que monten. Cambiará de color y cogerán textura, a apartar del fuego y dejar templar/enfriar. 

Mientras montar la nata, que tendremos en el congelador un rato antes para que esté bien fría y cueste menos que suba. Durante 3-4 minutos, tendremos una nata a medio montar, suficiente para nuestro helado. Añadir una cucharada sobre las yemas montadas y con una espátula, mezclar con movimientos envolventes hasta que se integre. Añadir entonces, todas las yemas sobre la nata y mezclar por completo. Ésta será la base de cualquier helado casero que queráis elaborar en casa. Añadir por último el zumo de fresas y terminar de integrar. Todo el proceso deberéis hacerlo con movimientos lentos y envolventes para que no se bajen. Poner la mezcla sobre un tupper. En éste paso podéis añadirle frutos secos, trozos de galletas o chocolate, incluso mermelada de fresas, lo removéis un poco, cerráis el tupper y al congelador, un mínimo de 4 horas. 10 minutos antes de servir, sacar del congelador y quedará cremoso y perfecto para poner en cucuruchos o tarrinas, decorados con los toppings que mas nos gusten. 






Pues con los maravillosos Albaricoques asados de la entrada anterior he aprovechado para realizar unos gofres caseros. Es la primera vez que hago y el resultado ha gustado mucho en casa. Cambié parte de la receta y la adapte a los gustos de casa, poniéndole el zumo de melocotón o licuado de frutas naranjas.


INGREDIENTES  4 unidades
_________________________________________________________________________________




  • 1 huevo
  • 84gr harina integral o normal
  • 5gr azúcar moreno
  • 83gr leche
  • 83 gr zumo melocotón o licuado 
  • 33gr aceite de oliva o vegetal
  • Decoración. helado de vainilla, albaricoques o melocotones asados y hojas de menta o hierbabuena



Empezamos elaborando la masa del gofre mezclando todos los ingredientes en un vaso batidor. Debe quedar una mezcla homogénea que tendremos que guardar al menos media hora en la nevera bien tapada con papel film. Yo suelo prepararla la noche antes o por la mañana si los voy a hacer para merendar. Calentamos la gofrera al fuego y vamos añadiendo porciones de masa. La medida de un gofre, es la de un cucharón y con esta receta nos saldrán 4 unidades. una vez que hemos tenido calentándose por un lado, volteamos dejamos varios minutos por el otro, así se cocerá bien por dentro y quedarán dorados por fuera. Servimos inmediatamente, con un poco de helado de vainilla, hojas de menta o hierbabuena y unos albaricoques asados.












A veces nos rendimos a recetas fáciles y rápidas que a parte siempre son un éxito asegurado, como es el caso de éstas Quesadillas de sobrasada y queso mozzarella rallado. 





INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________






  • tortitas de trigo
  • sobrasada
  • queso mozarella rallado

Para realizarlas es muy sencillo, ponemos una sartén al fuego. Mientras sobre una de las tortillas untamos bien la sobrasada, si es de buena calidad más ricas quedarán después. Ponemos la tortilla en la sartén, con la sobrasada hacia arriba y añadimos el queso mozzarella. Tapamos con otra tortita de maíz y dejamos cocinar durante varios minutos, hasta que veamos que se deshace el queso junto con la sobrasada. Damos la vuelta y dejamos otro par de minutos más por ese lado. En ese periodo de tiempo, el relleno con el calor se quedará perfecto y las tortitas doradas. Para comer, sólo tendremos que partir en varios trozos, como si fuera una pizza y servir calientes.








Dicen que España es uno de los mejores países del mundo para hacer Rutas gastronómicas y hace una semana pude comprobarlo de la mano de Amstel Oro y su embajador en ésta aventura Mikel Iturriaga (El Comidista). Hemos disfrutado de cinco días de actividades gastronómicas por cinco ciudades de España: Bilbao, San Sebastian, Pamplona, Barcelona y Valencia. En cada ciudad tuvimos un guía, en  bilbao Eneko, en navarra Cristina Garbancita, en Barcelona Kit mesures y en Valencia Paco a la naranja. Carmina, Abel y Clara, ganaron el concurso a través de redes sociales y yo asistí como bloguera con  Delicious Martha, Las Recetas de MJ y Raul, de Eat Mad.  Junto con Isa, la chica de Amstel oro y Dolors y Peter, nuestros cámara/fotógrafo, fuimos el equipo completo de la ruta.

Día 1. B I L B A O

Empezamos por Bilbao, cuna de la alta gastronomía. El recorrido comenzó marcando la ruta desde el Museo Guggenheeim, con un pintxo de tortilla y un cafe para coger fuerzas. Paseamos por el casco antiguo, hasta llegar al BilbOro, un streetfood MArket. 20 con foodtrucks de todas las nacionalidades. Después de probar varios de ellos, pasamos por el restaurante Los fueros, para tomar un café y postre ,txacolimisu, un tiramisú bañado el bizcocho con txacoli, el jefe de cocina nos saco a probar el foiemojito. Antes de despedirnos de Bilbao, pasamos por una de las tiendas más antiguas de bacalao de la ciudad, Gregorio martín,  y comprarnos unos bollos de mantequilla antes de coger rumbo a nuestra segunda ciudad de la Ruta, San Sebastian. Como manda la tradición, fuimos a cenar de pintxos por el casco viejo: La bodeguita donostirra, la pantxineta. Gildas, ensaladilla rusa, pintxos de atún, gilda y bonito, txangurro y sardinas y y la maravillosa tarta de queso fue el postre que tomamos en la viña.











Dia 2. D O N O S T I

Despertamos desde lo alto del monte higeldo, dónde se encontraba nuestro hotel, rumbo al Basque Culinary Center. Era una de las cosas mas esperada del viaje, como buenos gastrónomos. Pudimos realizar una cata de Cerveza sensorial, disfrutar de su olor, sabor y textura comparándola con una textura rugosa, quinoa, hielo y música de fondo.  Para una arquitecta como yo, fue un lujo compartir esa visita arquitectónica y gastronómica que van de la mano, una gozada, y para obligatoria.  Para comer, otra de pintxos! de nuevo por el casco antiguo de Donosti, ésta vez le toco a la Cuchara de San Telmo que nos quedo pendiente la noche anterior. Era la segunda vez que tenía la oportunidad de ir y fue increíble, su carrillera de ternera al vino tinto con cremoso de apionabo debería ser una religión.  Para terminar con buen sabor de boca,  visitamos una de las cafeterías mas de moda en la ciudad, The loaf, una panadería con aire hipster, dónde puedes disfrutar de buen café, repostería casera y una amplia variedad de panes elaborados con masa madre.

Por la tarde  descubrimos una de las variedades de cerdo español, el Pio Negro  vasco, exactamente los de Maskarada. Una pequeña ganadería con restaurante. Que gozada comprobar como crían a estos cerditos. En libertad, sin electricidad, solo comida. AL terminar su dueño y cocinero nos preparo un menú degustación de 10 platos con ls diferentes partes del cerdo, hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un plato como el de los pimientos de cristal con la panceta ahumada, increíble. Terminamos el viaje durmiendo en  Pamplona.












Dia 3. P A M P L O N A

El tercer día disfrutamos de un menú 100% navarro a base de productos de El Navarrico. Empezamos viendo sus instalaciones, es increíble ver la pasión que ponen en su trabajo, cuidan cada detalle, para seguir manteniendo cada día un producto de calidad, un producto gourmet con más de 250 variedades. Me sorprendieron las alcachofas aliñadas estilo italiano, los pimientos de cristal y sus espárragos. No solo trabajan el producto tradicional, si no que invierte en una línea de alimentación bio y siguen cada día invirtiendo en i+d para sacar al mercado productos que están a la orden del día, como productos precocinados o zumos de frutas. La fábrica estaba parada porque era sábado, aunque queda pendiente volver para ver en movimiento a esa fabrica familiar. Tuvimos la suerte de seguir disfrutando de la amabilidad de javi en el Txoco familiar, dónde nos prepararon un menú a base de platos hechos con sus productos.  Un plato de entrantes con sopa de tomate, salmorejo, mermelada de cebolla. Ensaladilla rusa. Espárragos, alcachofas aliñadas y el plato de alubias con chorizo. Al terminar de comer realizamos el viaje en bus mas largo de toda la Ruta Amstel Oro hacia Barcelona,  para hacer noche en el art hotel. Tenía ganas de verlo por dentro y dormir en la planta de Andy Warhol con la merilyn en la ducha me hizo mucha ilusión, para que nos vamos a engañar. jaja








Dia 4. B A R C E L O N A / DELTAEBRE

Por la mañana, después de una ruta muy tradicional hasta el momento, conocimos la Barcelona más moderna y hipster. Nuevos modelos de negocio, llenos de continente y contenido. Proyectos llenos de forma, sentido y mucha miga, cómo son Entre latas y Cloud Street bakery.  La primera es una tienda ubicada en la calle parlament, a penas 15 metros cuadrados llenos de latas de conservas y mucho diseño. Productos de calidad con un aspecto lleno de vida. Lo mejor de cada casa conservera con un packaging divertido, cuidado y que dan sentido y dotan de personalidad la tienda. A demás, cuenta con una exposición en su interior que va cambiando cada cierto tiempo. LA segunda parada fue en Cloud Street, una panadería enfrente del hospital Clinic. Donatiuh Cortés, Un músico mexicano convertido en panadero, gracias a un curso con Iban Yarza, si si, y menos mal, porque el pan es una verdadera obra de arte, cuenta con el horno más antiguo de toda Barcelona, una reliquia que sigue dando caña cada mañana y surtiendo de panes y bollería la pequeñita tienda del barrio.  Para comer, paramos en Mosstasa, un local km cero dónde pudimos probar el único menú vegetariano del viaje.  Una comida ligera para dejar hueco a la cena que ya teníamos prevista en Casas de Alcanar, nuestro siguiente destino de la Ruta. Un pequeño hotel boutique nos dio la bienvenida, Tancat de codorniu.  Para terminar el día, dusfrutamos de una cena local en el Restaurante Navía, mejillones, almejas, boquerones en vinagre y un delicioso suquet de rape.







Dia 5. V A L E N C I A

El ultimo día pusimos rumbo a Valencia, ultima ciudad de ésta ruta, y creo que super acertada, un gran final de ruta. Tomamos el Esmorzaret, un bocata con una cerveza, en este caso  en el trocito del medio un bar al lado del Mercat Central. Bocatas de caballo, de lomo con patatas y ajoaceite y otro de calamares. Junto con unas cervezas amstel oro bien fría, nos hicieron coger fuerzas para la visita al Mercado Central de la mano de Paco  a la naranja. De todas las visitas a Valencia, nunca había entrado al mercado y me sorprendió gratamente, una obra de arte arquitectónica.  Un maravilla su distribución y producto. Paseamos por los puestos de pescados, verduras y encurtidos, probando algunos de los productos locales antes de disfrutar por fin de una auténtica paella valenciana. Con sus caracoles, garrafo, batxoquetas, conejo… por fin puedo decir que he probado la auténtica paella valencia, y qué paella! Como entrantes una cloxas y unas albónfigas de bacalao. Y junto con la paella disfrutamos de un arroz del señoret. Para terminar la comida un buen plato de fruta y sin perder ni un minuto pusimos fin a la ruta despidiéndonos de nuestros compañeros de viaje.










Espero que si vais a alguna de estas ciudades por separado, tengas como referencia el post, como guía sobre algunos sitios dónde os aseguro que no os arrepintais de ir. Creo que la experiencia ha sido 100% positiva, hacía mucho que no compartía un viaje con tanta gente diferente, que a la vez encajamos a la perfección, la risa fue el elemento que guío el viaje, disfrutamos de lo lindo, comimos algunos de los mejores platos de la gastronomía nacional y lo mejor de todo, el recuerdo no hay nadie que me lo quite!  Brindo con una vervecita bien fría porque esta Ruta, sea la primera de muchas que estén por llegar!









Estamos en temporada de albaricoques y melocotones y una de las formas que me encanta prepararlos es asados al horno con un toque de azúcar y romero. Se potencia su sabor y quedan melosos y perfectos para usar en ensaladas o como acompañamiento de postres


INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________




  • Albaricoques
  • Un par de ramas de romero o romero de bote
  • azúcar moreno Sidul con Stevia



Las cantidades de ésta receta son todas al gusto, en éste caso yo hice unos 10 albaricoques y le añadí romero, si es fresco muchísimo mejor y azúcar moreno sidul con stevia, que es un azúcar moreno de caña integral con edulcorantes naturales extraidos de la planta stevia, que le aporta a la receta la mitad de calorías que un azúcar normal. normalmente, los riego con bastante azúcar, para que al hornearlos no amarguen. el horno precalentado a 200ºC, y los horneamos una media hora, o hasta que veamos que quedan bien asados y melosos, con un color dorado. Serán perfectos para degustar en ensaladas, con helado o para acompañar postres. La misma receta podemos hacerla sustituyendo los albaricoques por melocotones.