Si hay dos cosas que apetecen en verano son la comida y la bebida que nos ayuden a soportar mejor las temperaturas que hacen. En casa las ensaladas son la opción que más nos gusta. De verduras, legumbres, arroz, pasta...cualquier opción es buena, siempre bien combinada, intento que sean ideas originales y que estén ricas.

Hoy os propongo una ensalada de pasta fácil y muy resultona que guardaremos en el frigorífico hasta la hora de servir. Por tanto, encima nos ayudará a que podamos disfrutar el resto de la mañana en la piscina o la playa. Muchos de vosotros me preguntáis por el maridaje de algunos platos, y hoy os voy a recomendar uno para éste y así tener en cuenta la otra opción, la de la bebida, con una buena Selecta de San Miguel bien bien fría. Los sabores de la ensalada nos recuerdan un poco a Italia, la albahaca fresca, los cherrys... A veces me gusta añadirle un poco de pesto, sabores mediterráneos y veraniegos, que nos hacen disfrutar y viajar junto con un buen trago de esta cerveza con recuerdos centroeuropeos. Selecta de San Miguel tiene mucha personalidad, sabor a malta tostado, con un toque amargo pero muy aromático y es muy refrescante.


Además, de esta cerveza destaca su carácter explorador y viajero, ya que tardaron más de 100 años en conseguir los ingredientes perfectos que la componen, con la mezcla de tres tipos diferentes de lúpulo y maltas. Realmente al probarla me ha recordado a esos viajes que hice hace varios años a Nápoles para visitar a mi hermana, que estuvo un año viviendo allí de Erasmus. Las pizzas margaritas, la maravillosa pasta fresca, sus calles estrechas y viejas, con solera. Su gente amable y especial, parajes preciosos y perdidos y esas ganas de conocer y descubrir lugares nuevos que me encantan.

Creo que es un maridaje perfecto y espero que disfrutes con él tanto como yo.



INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________

  • 80gr de pasta por persona
  • 100gr Tomates cherry
  • hojas de albahaca al gusto
  • 100gr judías verdes
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta al gusto





Empezaremos poniendo agua a hervir para cocinar la pasta. Normalmente cada fabricante tiene unos minutos de cocción, por eso debes seguir los pasos de la marca que uses, pero para mi gusto, siempre prefiero dejarlos al dente. Escurrimos la pasta si es para el momento y la enjuagamos también con agua, si la vamos a guardar en la nevera hasta medio día.  En una sartén doramos unos minutos las judías verdes, que cortaremos en varios trozos y a la que habremos retirado el rabo. Cortamos las hojas de albahaca, o las dejamos enteras, a nuestro gusto, al igual que los tomates.

Mezclamos bien todos los ingredientes, junto con el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Guardamos en un tupper o bien envuelta con papel film y dejamos en nevera hasta la hora de servir. El maridaje que os propongo para ésta ensalada de pasta es una cerveza San Miguel Selecta bien fría, como os conté al principio de la entrada. Después de escribirla, lo que me han dado es unas ganas enormes de volver a Italia!!!





Las protsgonistas de la receta de hoy son las alubias o mongetes, como se las conoce en la zona de cataluña. chiquitas y redondas, con una textura ligera y muy fresca recién cocidas. En cada casa las ensaladas tienen un nombre, yo a ésta ensalada le puse campera, porque me recuerda mucho a la que suelo hacer de patata, atún y huevo.


INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________


  • 300gr alubias cocidas
  • 100gr pimientos de piquillo, en éste caso le puse pimientos de cristal
  • 100gr espinacas baby
  • gr patatas cocidas pequeñas
  • gr bonito del norte
  • gr olivas cortadas en rodajas
  • una cucharada sopera de aceite de oliva por persona
  • sal al gusto



Ponemos en un bol la alubia que compraremos cocida o coceremos. le añadimos los pimientos de piquillo, las patatas pequeñas y cocidas partidas en cuartos. previamente las habremos cocido unos 15 minutos hasta dejarlas en su punto, bien escurridas y enfriadas. en una sarten, doramos un par de minutos las espinacas, sólo para darles calor. el bonito del norte desmenuzado, las olivas cortadas en rodajas y todo bien condimentado con aceite de oliva y sal al gusto.






En casa las sopas frías en verano son un clásico y las versiones del tradicional gazpacho han empezado a encantarnos. si ya publiqué la versión con melocotón y aguacate hoy os traigo ésta con cerezas, que os aseguro os va a encantar. 







INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________


  • 1,5KG tomate de pera
  • 750gr cerezas 
  • 100gr pepino sin piel y sin semillas
  • 300gr aceite de oliva virgen
  • 75gr vinagre
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • sal al gusto




Para realizar el gazpacho sólo tendremos que poner todos los ingredientes en un vaso batidor, la thermomix o una batidora manual y triturarlos hasta conseguir la textura adecuada. me gusta poner todas las verduras junto con las cerezas desguesadas bien cortaditos, para que a la máquina le cueste menos trabajo triturar.servimos bien frio.




Otra ensalada que no pasará desapercibida este verano y que en casa ha gustado muchísimo, es la de Bulgur con garbanzos, en este caso, mezclamos hidratos de carbono y legumbres con verduras, para hacer una ensalada apetecible, refrescante y muy equilibrada.

Como siempre, he elegido los ingredientes para acompañarla que más gustan en casa, pero podéis modificarlos según vuestros gustos.  Pepino, tomate, pimiento verde, hojas de hierbabuena o menta. Y posibles alternativas, pues añadirle pimiento rojo, cebolleta, zanahoria...podéis sustituir el bulgur, por cous cous o quinoa, y los garbanzos por otra legumbre como lentejas o alubias.  Un plato acalórico que con un poquito de originalidad, quedará igual de deliciosa.




INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________


  • 50gr bulgur
  • 100gr garbanzos cocidos
  • Medio pepino cortado en cubitos
  • medio pimiento verde cortado en cubitos
  • 2 tomates medianos cortados en cubitos
  • Hojas de hierbabuena o menta al gusto, a mi me gusta añadirle bastantes
  • Aceite de oliva virgen extra y sal


Lo primero que tenemos que hacer es poner a cocer el bulgur. Para ello, calentamos agua y cuando rompa a hervir la apartamos del fuego. Añadimos el bulgur, dejamos un par de minutos y cuando esté cocido lo escurrimos bien. Parece rara la forma de cocerlo, pero se hace fuera del fuego, ya que con el calor del agua es suficiente. El punto del grano tiene que quedar un poco entero, para que luego en la ensalada quede perfecto para comer. Escurrimos bien y reservamos. Normalmente suelo comprar los garbanzos ya cocidos, para ahorrar tiempo, pero si en casa os gusta hacerlos, dejaremos en agua la noche anterior y coceremos hasta que queden bien blanditos, para que luego los dijéramos mejor. Dejamos escurrir bien y reservamos junto con el bulgur.

Mientras que ambos ingredientes reposan para soltar el exceso de agua, cortamos el resto de elementos de la ensalada. Me gusta lavarlos muy bien y cortarlos en cubitos pequeños, que tengan todos un mismo tamaño. El tomate, el pepino y el pimiento verde. De ésta forma, me resulta mucho más cómoda de comer y queda más vistosa. Lavamos bien las hojas de hierbabuena o menta y ponemos todo en un bol. Incorporamos el bulgur y los garbanzos y mezclamos bien. Ahora podemos hacer dos cosas. Si la ensalada es para consumirla al momento, aderezamos a nuestro gusto con el aceite y la sal y servimos. Si por el contrario queremos tomarla fría, dentro de un par de horas, podemos guardarla bien tapada con papel film en la nevera y directamente servir y aderezar al momento, para que queden todos los elementos en perfecto estado. 





















Volvemos a la carga con los helados, pero ésta vez en versión individual con éstas bolas de tarta de queso. son muy fáciles de elaborar y os sorprenderán gratamente. podéis usar para terminarlas galletas normales, digestive, oreos o cualquier galleta que os guste y creáis que puede encajar bien. 







INGREDIENTES 20 UNIDADES
_________________________________________________________________________________



  • 300gr queso crema
  • 40gr azúcar glas
  • 5gr esencia vainilla
  • 80gr frambuesas o frutos rojos
  • 150gr galletas
  • 240gr nata montar o crema batir

Lo primero que haremos es formar el relleno, para ello mezclamos en un bol el queso crema, con el azúcar glas y la esencia de vainilla. Cuando está bien integrado añadimos las frambuesas y batimos. A mi no me gusta hacerlo mucho para encontrar después trocitos de frambuesas en las bolas. tapamos con film o metemos en un tupper y dejamos en el congelador 3-4 horas. 

Con ayuda de una bolsa de congelación y un rodillo, trituramos manualmente las galletas hasta hacerlas polvo. Pasado el tiempo de congelación, con ayuda del saca bolas de helado, hacemos bolitas y las rebozamos por la galleta. colocamos en una bandeja con papel de hornear y guardamos de nuevo en el congelador hasta la hora de servir.





En casa el que cumple años elige menú y en este caso el chico de la familia ha decidido que su mejor menú es esta maravillosa pizza de pesto, mozzarella, ricota, bacon y champiñones. Una combinación ganadora sin duda. Os enseño cómo elaborarla paso a paso para que os quede perfecta. 








Empezamos precalentando el horno a 200ºC, para que al introducir la masa para pizza, ésta se haga mejor, al contraste directo con la bandeja del horno. Normalmente suelo elaborar la masa de pizza, pero llegamos ayer de vacaciones y en estos casos siempre tengo alguna base preelaborada guardada. La de Casa Tarradellas es una de la que más parecido tiene con la casera, es fresca, que es un plus, ya que las que venden congeladas, tienen una textura diferente y al hornearlas no quedan bien. Una vez que tenemos la masa abierta disponemos por encima nuestros ingredientes y en este caso, el orden sí que es importante. Empezamos poniendo por todo el borde nuestro pesto casero, dejando un hueco en el centro. Encima del pesto y las cintas de bacon de forma generosa. A mi en este paso me gusta hacer un truco, y es doblar el borde de la pizza un poquito sobre estos ingredientes, así al hornearla, ésta zona queda un poquito más gordita que el resto. En el hueco del medio, colocamos una capa abundante de queso ricota o mató, encima los champiñones laminados y la mozzarella a pellizcos. Es mejor pellizcarla, ya que si la cortaramos a cuchillo solitaria toda su agua al hornearla y sería algo desastre. Para terminarla, un buen chorretón de aceite de oliva y unas hojas de albahaca. Horneamos unos 12-15 minutos, hasta que veamos que está totalmente hecha. Para que aún se parezca más a la casera, yo suelo poner la masa con los ingredientes, directamente sobre la bandeja del horno, que estará muy muy caliente, sin el papel de hornear, así el contraste hará que la masa brote y quede perfecta.  Al sacarla podemos añadirle unas hojas más de albahaca y unos champiñones laminados para darle volumen y para que quede más vistosa.










En casa las sopas frías en verano son un clásico y las versiones del tradicional gazpacho han empezado a encantarnos. si ya publiqué la versión con melocotón hoy os traigo ésta con guacamole, que os aseguro os va a encantar. 





INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________


  • 2 aguacates maduros
  • 2 tomates maduros
  • 1 cebolleta pequeña o media grande
  • 250mml de agua fría
  • zumo de medio limón o lima
  • 20ml de aceite de oliva
  • sal al gusto

Para realizar el gazpacho sólo tendremos que poner todos los ingredientes en un vaso batidor, la thermomix o una batidora manual y triturarlos hasta conseguir la textura adecuada. me gusta poner todas las verduras junto con el aguacate bien cortaditos, para que a la máquina le cueste menos trabajo triturar. decoramos con unos daditos de tomate y un poco de aceite de oliva.






Llega el verano y los postres también apetecen rápido y fresquitos, como es el caso de ésta Tarta fría de chocolate y fresas. Aprovechando las ultimas fresas de temporada, las cuales podéis sustituir por cerezas o cualquier otro fruto rojo, como frambuesas o arándanos, tendréis un pastel de chocolate fácil de elaborar y que va a gustar a todo el mundo. LA base la he elaborado con galletas oreo, para hacerla algo más atractiva, pero podéis usar las galletas que más os gusten. 






INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________




10-12 porciones

para la base.

  • 300gr galletas oreo
  • 100gr mantequilla



relleno.

  • 200gr chocolate con leche
  • 100gr chocolate negro
  • 200ml nata para montar, crema para batir


Empezamos calentando la nata en un cazo al fuego. Cuando rompa a hervir, apartamos y volcamos sobre un bol con el chocolate. El calor hará que sólo moviéndolo con una espátula éste se deshaga. Tapar con papel film a piel y reservar mientras hacemos la base de la tarta. Para ello trituraremos las galletas enteras y las mezclaremos junto con la mantequilla deshecha. Yo le doy un golpe de calor en el microondas. Una vez que tenemos una mezcla untuosa, la ponemos sobre el molde elegido. A  mí me encanta este alargado y finito. Con ayuda de una cuchara, lo pegaremos bien por suelo y paredes del mismo, que llegue a todos los huecos y quede una capa uniforme. Añadimos por encima nuestro chocolate y encima las frutas rojas. Guardaremos en el frigorífico durante al menos 4 horas para que endurezca y coja frío. Tendremos una tarta deliciosa, que sólo tendremos que partir en trozos y servir. 





Un clásico en casa son las galletas caseras y éstas Galletas integrales de chocolate y avena, son nuestro último descubrimiento y adicción. Cómo podéis ver os pongo dos fotos, parecen dos galletas diferentes pero son las mismas. En la parte de chafarlas antes de meterlas al horno, si lo hacéis un poquito, quedarán las altas y gordas. Si por el contrarios las chafas bastante, quedarán plantas y mas grandes y finas. 





INGREDIENTES 
_________________________________________________________________________________



  • 85gr mantequilla
  • 110gr azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 60gr harina integral
  • 2,5gr bicarbonato sódico
  • 1gr sal
  • 100gr pepitas de chocolate
  • 85gr copos de avena
  • 1,8gr café en polvo


Mezclar la mantequilla con el azúcar durante varios minutos, hasta que se integre. Añadir el huevo y seguir mezclando. Incorporar el bicarbonato, la sal y el café en polvo junto con la harina. Una vez que está todo bien integrado y sin grumos, para terminar la masa, añadimos los copos de avena y las pepitas de chocolate, y mezclamos con una espátula hasta que quede una masa homogénea. El resto del mezclado lo podemos realizar también a mano o con ayuda de un robot. Tapamos con papel film a piel y dejamos 30 minutos en el frigorífico, para que coman textura y sea más fácil manejarlas.  Con ayuda de un sacabolas de helado o las manos, hacemos porciones de unos 30gr y ponemos sobre un papel de hornear, bien separadas, ya que en el horno crecerán. Chafamos a nuestro gusto con una cuchara y horneamos en horno precalentado a 170ºC, durante unos 15-18 minutos, hasta que veamos que quedan doradas. Dejar enfriar sobre una rejilla y cuando estén frías comer.